logo diario


Cuentos para leer en familia
El cuento del centauro , un cuento para reflexionar
Cuentan que en la antiguedad había un centauro. (Un centauro es un ser mitológico, mitad hombre y mitad caballo). Y el centauro convivía con los humanos en el pueblo, trotaba por los campos y era muy, muy, feliz.
 

la aventura del vampiro 2

Un día el centauro decidió que tenía mucha hambre, pero muchísima, más de la habitual. Ese día se preguntó “Tengo hambre, pero ¿qué debo comer? ¿Debería comer una hamburguesa o debería comer un fardo de heno? ¿Heno o hamburguesa?” Claro, mitad caballo y mitad hombre tenía los dos deseos, tenía que tomar una decisión. Pero se pasó días y días pensando ¿heno o hamburguesa? ¿hamburguesa o heno? ¿heno?, ¿hamburguesa? Y no pudo decidirse, no pudo decidir qué quería comer. Si heno o hamburguesa. Como no podía decidirse se quedó sin comer.
Pero también tenía sueño. Entonces pensó dónde debería dormir, debería dormir en un hotel o en un establo. ¿Hotel o establo?, ¿establo? ¿hotel? Y así estuvo también durante días. Como no pudo decidir se quedó sin dormir.


Sin dormir y sin comer el pobre centauro se enfermó. Entonces pensó dónde debería ir a atenderse. ¿A un médico o a un veterinario? ¿Veterinario? ¿A un médico? ¿Veterinario? ¿Medico?, repetía en voz alta. Como tampoco tomó una decisión el centauro se murió.


Y allí quedó el cadáver del centauro. Vino la gente del pueblo que conocía al centauro de toda la vida, lo vieron ahí muerto y dijeron “deberíamos darle por lo menos cristiana sepultura… ¿o no? ¿Dónde deberíamos enterrarlo? ¿En el cementerio o a campo traviesa? ¿A campo traviesa? ¿En el cementario?” Como no pudieron decidir dónde correspondía enterrarlo, no sabían qué hacer, llamaron a la autora del cuento para que resolviera este problema.


La autora del cuento sabía que el centauro era mitad hombre y mitad caballo, y tampoco pudo decidir. Así que como era la autora decidió revivir al centauro. Pero todo volvió a empezar una y otra vez porque el centauro nunca se decidió si él era más un hombre que un caballo o más un caballo que un hombre.


La moraleja de este cuento es que la peor decisión es no decidir. Esta es la única decisión que garantiza el fracaso, que garantiza la miseria de lo que nos sucede. Una decisión, cualquiera que sea, la mejor o la menos mala, siempre, siempre será mejor que no decidir.

 

 SE ESTÁ LEYENDO AHORA 

clima

banner criterio new 300x200

banner sq carteras 300x250

banner direcciones del valle 300x250

banner tango navidad 300x250

banner la isla cafe

banner laislafm

banner neumaticos valle institucional

banner missing children caras

banner aguas catamarca 300x286

banner enre 02

banner senado

banner eca


 

 

 



 


 


 

 

 

 



 

logo laisla

Año XIII | Copyright 2005-2018 EDITORIAL LA ISLA | Todos los derechos reservados
Oficinas Comerciales y periodística: Sarmiento 581 - 2º Piso "A"| Tel.: 0383-4425626
Redacción: E-Mail info@eldiariodecatamarca.com.ar
Departamento Comercial: E-Mail publicidad@eldiariodecatamarca.com.ar